Site Loader

El inicio de un nuevo año calendario lleva a la necesaria reflexión y evaluación de la actuación del gobierno local, mucho más tratándose de un año electoral. Las políticas de vaivén caracterizaron los últimos tiempos de la “gestión Gay”. Hemos presenciado un variopinto plexo de decisiones municipales que no han logrado desarrollarse y han tenido un  forzado cambio de rumbo. 

José González Casali, con el Consejo Consultivo Cultural (Prensa MBB)

A comienzos  del año  2019, el Intendente pretendió derogar las ordenanzas que rigen el sector de la cultura bahiense,  algunas de las cuales les aseguran  presupuesto municipal al área cultural municipal. La nueva Secretaria de Cultura, Morena Rosselló, llegó para quedarse y no dar su brazo a torcer. Acciones administrativas, manifestaciones y convocatorias populares, sumado a las  acciones del sector político local que integramos la Mesa de Emergencia Cultural, reclamaron fuertemente. Resultado: hoy las ordenanzas siguen vigentes y la funcionaria fue invitada a renunciar.  

Bahía Sapem Ambiental tuvo la misma suerte. Recibimos afirmaciones  del intendente a través de los medios de comunicación sobre la futura concesión de la empresa a privados. Aparentemente la decisión quedó trunca. Los lábiles  fundamentos no pudieron ocultar cierto oscurantismo  que obligadamente dio paso al silencio municipal.  

El dragado del Arroyo Napostá parece que ya no está en la agenda pública. La intervención de la Defensoría del Pueblo a instancias de “Integración Ciudadana” y  las voces del ámbito  académico y ambientalista, se hicieron sentir. Las inconsistencias técnicas quedaron a la luz.

Las topadoras, instrumento y símbolo de la política expulsiva de ocupaciones informales, fueron obligadamente reemplazadas por el pseudo diálogo negociador, impuesto desde el gobierno provincial. 

Finalmente, la iniciativa privada  para la construcción de cocheras subterráneas bajo la Plaza Lavalle, convalidada y aprobada a puertas cerradas por el Departamento Ejecutivo,  generó que un amplio sector de la comunidad haga prevalecer la defensa del bien público, mediante presentaciones administrativas formales y manifestaciones populares.

Integración Ciudadana estuvo presente en cada lucha, en cada reclamo, con críticas, acciones  y propuestas, por eso  hoy nos permitimos afirmar que el gobierno local, avanza y retrocede después del hecho de la desaprobación popular. Es así que solicitamos al Intendente Gay  que las voces de los vecinos y vecinas sean escuchadas con anterioridad a la toma de decisiones políticas que afectan el interés público, y no solo en temas selectivos. De modo que los vaivenes de las decisiones políticas dejen de dar cuenta de las inconsistencias de Cambiemos.

Solo Local

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *