Site Loader
BahiaBlanca_01
BahiaBlanca_01En plena ola de calor que golpeó a gran parte de Argentina los días previos a las Fiestas, Bahía Blanca fue noticia, a nivel país y también mundial. Los 50 grados de sensación térmica que debimos soportar llevaron el nombre de la ciudad hasta los sitios menos pensados, algunos más acostumbrados a semejante infierno. Luego la conmocionante cifra fue alcanzada dos veces más, por la combinación del termómetro y la humedad, pero el impacto ya no fue tan grande, porque otras ciudades padecieron un tormento similar. Y aquí, volvimos a acostumbrarnos a los días con mínimas por encima de los 20 y máximas que superaron largamente los 30 y rozaron los 40. Con el transporte urbano de pasajeros y el estacionamiento medido ocurre, por estos días, algo similar. A raíz del reciente aumento superior al 60% en la tarifa de micros en la Capital Federal, que entró en vigencia el 1 de enero, surgieron en varios medios nacionales tablas comparativas sobre el costo de viajar en colectivo en varias ciudades. Así, Bahía Blanca apareció al tope de esos listados con la tarifa  de 4,15 como la más cara del país. Y con otro incremento que se prepara para este año y que podría llevar el viaje mínimo por encima de los 5 pesos, el primer lugar parece estar garantizado por un buen rato. Ahora, es el costo del estacionamiento medido y tarifado el que coloca a la ciudad otra vez en los primeros planos. Según el diario La Mañana de Neuquén, la tarifa mínima en esa ciudad pasará a ser, con un valor de 5,5 pesos, la más cara del país. “Solo podría ser equiparado por Bahia Blanca que en los próximos meses ajustaría los valores y pasaría a tener un costo similar al que planea implementar Neuquén” advierte la publicación, desconociendo que la capital neuquina no podrá disfrutar de ese dudoso privilegio: aquí estacionar en el microcentro ya parte desde los 6 pesos. Afortunadamente, que esta ciudad tenga los costos más altos de la Argentina en transporte urbano y parquímetros es solo una sensación, que tiene un impacto breve y fugaz en la prensa. Tras esa efímera fama, alimentada seguramente por la prensa destituyente, los usuarios volvemos a gozar de los beneficios cotidianos de los micros limpios y cumplidores, el GPS, y ahora también el aire acondicionado. Todo muy lindo, ¿pero a qué precio? “Así es el calor” respondería Calamaro.

sololocaladmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *