Site Loader
El gerente general de YPF encontró sobreprecios en los montos pagados a los buques metaneros que llegaron a los puertos de Bahía Blanca y Escobar, cuando la gestión de compra estaba a cargo de Enarsa. Como se publica en esta nota, la novedad apunta en forma directa al ministro de Planificación Julio De Vido, responsable político del funcionamiento de esa empresa estatal desde que fue creada. De Vido había comenzado complicado la semana a raíz de las últimas investigaciones televisivas de Jorge Lanata sobre la causa del dinero K y que lo señalan como el presunto cajero de las maniobras. “Le buscan el pelo al huevo” dio como única respuesta el ministro, uno de los pocos que está desde el comienzo de la gestión kirchnerista, a la documentación y los testimonios que lo involucran en el caso del supuesto lavado de dinero originado en sobrefacturaciones, casualmente. Habrá que ver cuál es su reacción ahora ante los hallazgos de los hombres que el CEO de la parcialmente reestatizada YPF, Miguel Galuccio, puso al frente de las compras de combustible al exterior, que nacieron como temporarias y que año a año se han convertido en imprescindibles para alimentar la demanda doméstica e industrial. En esa publicación, se anuncia el inminente llamado a concurso para cambiar la agencia marítima que tiene a su cargo la logística de entrada de los cargueros en ambos puertos, cuyos costos duplican a los que se pagan en Brasil. Quien aparece en el horizonte como posible pescador beneficiado con esta ría revuelta, es el gremialista-empresario Omar “Caballo” Suárez, capo del SOMU y uno de los selectos miembros de la comitiva que acompañó a la presidenta al acto de entronización del Papa Francisco. ¿Obtendrá ahora la bendición para entrar en el negocio de la regasificación?

sololocaladmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *