Site Loader
dique

diqueCuatro años atrás, el problema urgente con el agua en Bahía Blanca no era, como ocurre por estos días, la calidad, sino la cantidad. Mientras la sequía vaciaba el dique Paso de las Piedras y aquí regía la energencia hídrica, en Lyon, Francia, el trabajo de un grupo de científicos del Conicet era premiado en el 18º simposio europeo de Ingeniería de Procesos Asistida por Computadora. El jurado destacó por su “originalidad, rigurosidad e interdisciplinariedad” el modelo de programación matemática elaborado por investigadores de la PlaPIQui y el IADO, basado en la experiencia de Paso de las Piedras, para seguir la evolución de la presencia de algas en comunidades acuáticas cerradas. Según se puede leer en este enlace, el diseño del trabajo permite “tomar acciones preventivas y decisiones efectivas” en procesos de restauración de la calidad del agua en lagos y embalses. La propia Autoridad del Agua, responsable del manejo del dique, destacó en su página web, lo novedoso del instrumento que “aporta herramientas para el control del crecimiento de las algas“, según el mismo organismo provincial admitió. Sin embargo, cuatro años después, la presa enfrenta otra floración algal y la calidad del agua que recibimos los bahienses se ve afectada, desde hace ya más de tres meses, hasta niveles más que preocupantes. La pregunta es obvia: ¿hizo algo la ADA, más allá de elogiar el trabajo, para ponerlo en práctica y así controlar y prevenir la presencia de algas en el embalse?

sololocaladmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *