Site Loader

(Notas de Usuarios ) – Una vez más, trabajadores y trabajadoras de la salud pública de Bahía Blanca tenemos la necesidad de expresarnos ante la comunidad, porque creemos imprudentes e irresponsables las últimas afirmaciones del Dr. Diego Palomo respecto a la “potabilidad” del agua que baja turbia y huele tan mal en cientos de hogares bahienses. Palomo, en calidad de secretario municipal de salud y médico, dijo la semana pasada en varios medios de comunicación que “a pesar de reconocer las malas condiciones en cuanto a olor, sabor y turbiedad del agua, desde el municipio aseguramos que el agua de red suministrada por la empresa Aguas Bonaerenses S.A., ABSA es apta para el consumo y no resulta un peligro para la salud”. Además agregó que “aunque no es de incumbencia del municipio, desde el Departamento de Bromatología y Protección de la Salud se analizan de manera periódica distintas muestras del líquido de red, muchas de ellas aportadas por los propios vecinos, cuyos resultados son remitidos luego a las autoridades de ABSA y del Organismo de Control del Agua de Buenos Aires, OCABA.” Ahora bien, nos preguntamos:  ¿Qué debemos interpretar con “apta para el consumo” cuando el propio informe de la municipalidad detecta en agua aportada por vecinos que no cumple con criterios de aptitud?  ¿Por qué en el mencionado informe del último parte de prensa municipal no se nos informa sobre los distintos valores y solo dicen que los trihalometanos están normales?

¿Por qué no figura allí el dosaje de aluminio (elemento que se utiliza para disminuir la cantidad de algas) y que tiene consecuencias severas para la salud si es consumido habitualmente? (No puede desconocer esa realidad el doctor Palomo).  ¿En base a qué conocimiento científico establece el actual secretario de salud que no hay peligro con la geosmina, cuando abundante bibliografía nos habla de toxicidad crónica, muta génesis, cáncer digestivos, problemas neurológicos, etc? Es más, respecto a este punto, últimas actualizaciones demuestran con enorme preocupación las graves lesiones que las toxinas pueden producir.

Y entonces somos determinantes y reclamamos ser amparados por el derecho precautorio que expresa claramente que “no hay que esperar a que un daño leve o severo se produzca sino hay que actuar previniendo cualquier situación que potencialmente lo provoque”.  Palomo, ¿tiene estadísticas que desconocemos sobre la incidencia de enfermedades agudas o crónicas como para afirmar que no hay problemas al consumir el agua en este estado o sólo es su opinión? De tener esa información le solicitamos las haga públicas, como se lo exige su rol de funcionario municipal, para poder analizar la situación.

Interpretamos que la actitud negadora de Palomo tal vez sea para no generar pánico en la comunidad, pero una vez más oculta o minimiza lo evidente, proceder que se reitera al igual que en otras problemáticas socio sanitarias tales como la falta de vacunas o de camas en los hospitales.

Dr. Palomo: hacemos públicos nuestros interrogantes, esperamos respuestas que puedan demostrar que no habrá afecciones derivadas del agua que sale de las canillas desde hace años. Es mentira que desde el municipio nada puede hacerse al respecto porque ABSA es de jurisdicción provincial.  Hay responsabilidades públicas que deben garantizar el acceso al agua potable, segura y suficiente como derecho humano indispensable para la vida.

Finalmente, como ciudadanos y ciudadanos “tomadores de agua, con sentido común y algunos, además, como profesionales de la salud” le adelantamos a Palomo que se quede tranquilo, porque sabemos cuidarnos e intentaremos cuidar a la población que esté a nuestro alcance.  Eso sí, le pedimos que diga la verdad, porque sino cada vez que el funcionario público asegure alguna cuestión, inevitablemente, dudaremos de su implementación o veracidad. Hoy por hoy, si nos dice que el agua es apta para el consumo humano, sabemos que no deberíamos tomarla.

sololocaladmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *