Site Loader
SestaoKnutsen-2

SestaoKnutsen-2Cuarenta y cinco barcos metaneros durante todo el año, casi uno por semana. Esa era la cantidad de buques que se esperaban para este año en el puerto de Bahía Blanca, de acuerdo a las previsiones de Enarsa en noviembre pasado, como Solo Local lo publicó en esta nota. Sin embargo, casi cinco meses después, el panorama cambió. A los primeros inconvenientes surgidos a fin de año, se agregaron otros modelo 2012. La necesidad del gobierno de cuidar cada dólar, el distanciamiento con YPF (¿en qué habrá quedado aquella negociación con Compañía Mega, controlada por la petrolera, para operar en Cangrejales hasta 2015? ¿seguirá también firme la UTE para encarar Puerto Cuatreros?), la escalada diplomática con Gran Bretaña (que obligó a retirar a British Petroleum del negocio, después del amarre de aquel barco inglés) son algunas de las causas por las cuales el ritmo de ingreso de buques con Gas Natural Licuado a Ingeniero White en lo que va del año se ha desacelerado notoriamente. Durante marzo operó un solo barco y entre martes y miércoles el Sestao Knutsen descargó 55.000 toneladas de GNL, para completar el sexto embarque del año, muy lejos todavía de aquel alto promedio esperado. Es que las compras que Enarsa está impulsando para cubrir la demanda faltante, hasta ahora, según se lee aquí, no han dado como resultado, precios acordes a los que la empresa estatal está dispuesta a abonar. Para eludir ese escollo, la estrategia oficial es la convocatoria a licitaciones muy puntuales, como la que trascendió este miércoles para ir completando los embarques necesarios. Aunque las consecuencias de ese esquema ya se están notando.

La semana anterior, con el primer atisbo de invierno, algunas industrias sufrieron restricciones en la entrega de gas, como se publicó en esta nota. ¿Habrá sido un anticipo del escenario que se espera a medida que se repitan los días con temperaturas más bajas? Dos factores del lado de la demanda relativizan el problema del gobierno para conformar la oferta gasífera adecuada: la esperada desaceleración de la economía, producto del menor crecimiento global y el mayor cuidado que tendrán los usuarios de servicios públicos como gas y luz, ante el paulatino recorte de subsidios y readecuaciones de tarifas que ya comienza a impactar en las primeras facturas. En definitiva, un menor consumo domiciliario y una merma en la demanda industrial, dos malas noticias para cualquier economía, ayudarían a equilibrar una balanza energética que, en el primer trimestre del año, luce bastante desequilibrada.

Antes de la llegada del lunes del Sestao Knutsen, el buque Express, encargado del proceso de regasificación desde la partida del Excelsior, zarpó del sitio de Compañía Mega y estuvo fondeado durante casi una semana, en el canal de acceso. El muelle, sin embargo, no estuvo inactivo: cargaron propano para exportar a Brasil.

 

sololocaladmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *