Site Loader

(Notas de Usuarios) – Habrá que adaptarse. Todo, hasta aquello que hace poco parecía remoto o inverosímil, de pronto está en el cubilete. Comprender las causas y aceptar las consecuencias de esa realidad es, a esta altura, la única forma de no alejarse de algo parecido a una verdad de cara a octubre. Las ansiedades, más que nunca, no son ni serán buenas consejeras para quienes procuren plantearse un panorama certero respecto cómo se dirimirá la intendencia de Bahía Blanca en las próximas elecciones. Un nuevo dato y la confirmación de una noticia relevante, ambos de la pasada semana, no hacen más que sumar atendibles argumentos a quienes suponen que, por como viene la mano, el próximo jefe municipal podría llegar a resultar electo con un porcentaje cercano al 25 por ciento de los votos. El primero fue aportado por un viejo y respetable radical de la ciudad, según sus propias palabras, “retirado de cualquier apetencia personal y dedicado a la contemplación de la marcha de las cosas”, pero no por eso, desconectado o poco dispuesto a “intercambiar opiniones y “aportar sugerencias a quienes todavía están en el ruedo”. Está referido a la posibilidad de que “eso que alguna vez fue el radicalismo”, según se definió aquí mismo en un artículo anterior, ponga en el tablero un candidato con el peso específico suficiente como para cumplir un rol decisivo en la contienda: Juan Pedro Tunessi.

Según este ex funcionario municipal en tiempos de Jaime Linares, quien a diferencia del ex intendente no abandonó la estructura de la UCR ni aún cuando el centenario partido se situó al borde de la desintegración, el diputado nacional viene recibiendo sugerencias “muy fuertes” de Ricardo Alfonsín para “jugarse en la recuperación de la intendencia bahiense”. Más allá de su actual condición de diputado nacional—la cual mantendría en el caso que el resultado le terminase siendo esquivo—hay razones concretas que aportan lógica a una posibilidad que hasta hace poco no era tal, porque se daba por descontado que “Juan Pedro actuaba en el plano nacional y por allí pasaban sus aspiraciones y posibilidades”. Admitir públicamente lo que parece inexorable, es decir que el kirchnerismo se encamina a ganar con comodidad, sería un suicidio, pero eso no quita actuar en consecuencia y que se tomen previsiones para evitar que lo que puede ser un tsunami—habrá que ver si lo termina siendo realmente—barra con todo y en esa tesitura se inscribiría esta movida. Esas “medidas preventivas”, para el radicalismo, incluyen la posibilidad de intentar atrincherarse en algunas “ciudades propicias” a la espera de que lleguen mejores días. Una de esas “ciudades propicias”, por historia e idiosincrasia, bien puede ser Bahía Blanca, siempre y cuando, claro está, se cuente con un candidato acorde para canalizar esa predisposición. Y aquí surge otra razón por la cual, pragmatismo mediante, la posibilidad de que Tunessi “baje”, se robusteció de golpe, para sorpresa de varios: no hay otro nombre que siquiera mueva el amperímetro. En un momento, hace varios meses y en previsión de que un escenario así pudiera llegar a presentarse, el propio Tunessi –quien no por nada viene ocupando ininterrumpidamente cargos electivos desde 1985 hasta hoy—había pensado en Juan Carlos Cabirón, pero aquello no pasó de una expresión de deseos que ni siquiera llegó a instalarse seriamente. Luego se barajó la posibilidad de Carlos Ocaña (según encuestas que ya empiezan a circular, muy “firme” en un “1 y pico por ciento” de intención de voto y casi un 70 por ciento de nivel de desconocimiento), Martín Salaberry (cuyo nombre se hizo medianamente conocido en 2003 por el frustrado intento de Dámaso Larraburu de incluirlo en el primer gabinete de Rodolfo Lopes, como una suerte de “garante del sistema” que conjuga negocios con poder) o incluso la actual presidenta del comité local, Aloma Sartor, pero ninguno de ellos ó ella, parece contar con lo mínimo e indispensable para superar siquiera una fase inicial de germinación. Como tampoco parece haber motivos razonables para esperar demasiado de Andrés de Leo, ya proclamado como candidato a intendente por la Coalición Cívica de Elisa Carrió, alguna vez triunfante a nivel local. Encima de todo, desde el “linarismo” (aunque afuera de la estructura partidaria, hay entre este sector y el de Tunessi, más allá de algunas diferencias y enconos históricos, varias y lógicas conexiones) no se advierte el menor indicio que pueda indicar que “aunque sea Virginia, para aprovechar el peso del apellido, ni mucho menos Jaime, que parece estar en otra cosa”, tengan la menor intención de competir por recuperar la intendencia, lo cual, ciertamente, clarificaría un poco (¿o bastante?) las cosas. “En ese aspecto, Juan Pedro es muy distinto a Jaime y, aunque no le guste, si tiene que poner el cuerpo por la causa porque no queda otra, lo va a poner y va a dejar todo en el intento”, diferenció este viejo radical, quien, no cabe duda, conoce muy bien a ambos. Claro que más allá de “altruismos e idealismos”, subyacen detrás de una posible decisión de Tunessi al respecto otros dos elementos dignos de consideración, que a su criterio, tornarían a la opción sino como “necesaria”, por lo menos, sí bastante más tentadora. El primero es encontrar una forma directa de restar posibilidades a un posible batacazo por parte de su viejo enemigo personal, Raúl Woscoff, quien en la legislativa del 2009 estuvo a unos centésimos de adjudicarse la victoria. “Si no se ofrece otro nombre de fuste, no hay duda que muchos de los que votan radical por que para ellos, todos los que de una u otra manera estuvimos vinculados al municipio, todavía somos lo mismo, podrían terminar apoyando a Woscoff, mucho más si sienten que sus votos pueden contar para que gane y supere los 20 puntos que ya consiguió”, se fundamentó. En ese sentido, también queda por dilucidarse si el reciente acercamiento entre el grupo “8 de Septiembre” (liderado por Facundo Arnaudo y el histórico hombre fuerte del sindicato de municipales, Jorge Patuglio) e Integración Ciudadana, además de ya funcionar como un “interbloque” en el Concejo Deliberante puede llegar a desembocar también en un acuerdo electoral. Y el otro argumento, vincula al dato de la posibilidad de una candidatura de Tunessi con la noticia mencionada como relevante en el inicio de este análisis. La referencia es para la plena confirmación que, de cara a octubre, desde el gobierno se volverán a habilitar las llamadas “listas de adhesión”, también denominadas “colectoras”, lo que plantea un panorama de múltiples aristas en muchos municipios, incluyendo el de Bahía Blanca. Entrenado y curtido en sobrevivir y desarrollar toda su carrera enfrentando al justicialismo en sus distintos niveles de actuación política (concejal, legislador provincial y nacional), Tunessi tiene claro que una conflagración “en serio” entre peronistas puede terminar por desangrar a todos los que tomen parte de ella al punto de terminar favoreciendo las posibilidades de triunfo de otras expresiones. Es por eso que antes de tomar una postura pública respecto de su candidatura, el legislador nacional está puesto a monitorear muy de cerca lo que pueda llegar a suceder en las próximas semanas entre quienes a nivel local aspiran a llevar el sello kirchnerista. Si, como cada vez es más razonable especular, llega a haber en la ciudad dos listas (una del oficialismo municipal y otra no, pero ambas con la misma venia “desde arriba”, como ya pasó en 2009, pero, esta vez con un candidato que al menos “se pueda nombrar sin temer que se caiga el techo encima” al decir de un actual legislador provincial por lo visto supersticioso, ex secretario de gabinete de Breitenstein, para más datos), adhiriendo a la candidatura presidencial de Cristina Kirchner y a gobernador de Daniel Scioli (contando además con que pueda haber alguna expresión por el lado de quienes apoyen a Martín Sabbatella) y dividiendo votos a nivel local, se puede suponer que Tunessi habrá sumado un motivo más para creer que un esfuerzo de esta índole puede llegar a servir para “algo más” que sólo poner la cara.

sanrossobahia@yahoo.com.ar

sololocaladmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *