Site Loader

(Notas de Usuarios) – Bahía Blanca no mira el mar, se suele decir. Pero alguna vez lo miró y lo disfrutó en lo que por décadas funcionó como balneario popular y hoy está pronto a desaparecer tras las nuevas obras anunciadas por el Consorcio de Gestión del Puerto. En enero pasado, tal como se lee  aquí, se dió a conocer la decisión de realizar un nuevo dragado en el canal principal de la ría para  flexibilizar el tránsito de los grandes buques. Según los detalles difundidos, la  operación permitirá el ensanchamiento en dos puntos estratégicos: 80 metros frente a Compañía Mega y la ampliación de la zona de giro de buques en Puerto Galván. ¿Y cuál será el destino del material extraído del fondo del estuario? Como alertan los integrantes de Ferrowhite en su blog, ese refulado será depositado en dos lugares: uno de ellos es la franja de marisma y cangrejal que rodea a lo que alguna vez los vecinos apodaron la playita de la Usina, a un costado de la ex Usina General San Martín, conocida también como El Castillo. Con esto, “se ganaría terreno al mar se tornarían utilizables entre 15 y 20 hectáreas, las cuales se destinarán a futuros emprendimientos industriales”, indica el anuncio. Sin embargo, la lectura que el equipo del Museo Taller hace de estas proyecciones, es otra: “Tornar utilizable implica, en realidad, restringir los posibles usos del sector a un único uso  (industrial) que prioriza, una vez más, el interés privado por encima del público. Ganarle terreno al mar significa, en primer término,  ganárselo a los vecinos”.

En el año 34` el intendente Agustín Arrieta, proyectó ahí mismo un balneario que nada tenía que envidiarle a Mar del Plata (Ver aquí ). La “Rambla de Arrieta” no pudo ser, pero quedó la “playita”; la que hoy  está en peligro, a menos que se elija no aceptar “el interés exclusivo de quienes se preparan para hacer con ella grandes negocios”, enfatizan.
Uno de los motivos de preocupación, es que su futura industrialización  se llevará “un sitio privilegiado para aprehender la magnitud y complejidad de los procesos que en esas aguas a diario suceden. Un lugar para mirar el mar y todo lo que en el mar interactúa”, dicen. Un sector que supo ser disfrutado, como atestigua este video,  y que  hoy quizás sea la última oportunidad de interrumpir el cinturón de concreto que ciñe la costa de Ingeniero White.
¿Las pinzas de los Cangrejos podrán contra las palas de las Topadoras?
Más info aquí:  http://museotaller.blogspot.com/2011/02/playa-y-pueblo.html

Enviado a Solo Local por Ludmila Brzozowski

 

 

 

sololocaladmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *