Site Loader

(Notas de Usuarios) – Hace poco escuché por radio al arquitecto Mauro Grippo, quien se esperanzaba en que – superada la crisis del agua por las lluvias de enero – los gobernantes podrían volver a pensar en la construcción del estadio propuesto por Manu Ginóbili. Dejaba en claro que, frente la falta de inversiones que llevó a la emergencia hídrica, mal podía mencionarse tal proyecto en ese contexto. Por desgracia, el arquitecto Grippo no está descaminado y es muy probable que, a corto plazo y en antesala de elecciones, se insista en poner el carro delante de los caballos. Y digo esto porque, si esta ciudad sale a pedir inversiones a Nación y/o Provincia, propongo que se tenga en cuenta la lista de necesidades de máxima urgencia, seguramente incompleta y desordenada, que preparé en cinco minutos de repaso de nuestras carencias. (La nómina se puede leer en el artículo completo).

• Jardines maternales e infantiles

• Nuevas escuelas y adecuado mantenimiento (techos, vidrios, instalaciones sanitarias y eléctricas, mobiliario, aberturas, pintado, etc.) de las existentes

• Equipamiento de escuelas técnicas para la enseñanza actualizada de nuevas especialidades.

• Vigiladores nocturnos en escuelas y paseos públicos

• Centros (de abrigo, guarda, recepción, cerrados, de contención y recuperación para menores que cometen delitos) creados por las leyes 13632/2007 y 13298/2008 de la Provincia de Buenos Aires , que aún esperan financiación (personal especializado y edificios apropiados)

• Mejoras (personal idóneo, educación, talleres) en las cárceles para bajar la tasa de reincidencias

• Microcréditos para pequeños emprendedores (promoción de empleo)

• Adecuación de Salas de Primeros Auxilios y Salas Sanitarias

• Dotación de personal y equipamiento a hospitales

• Nuevo acueducto desde Paso de las Piedras

• Mejoras en la Planta Potabilizadora del Patagonia, para reducir la turbidez y los olores del agua enviada a la red

• Renovación de cañerías de distribución de agua

• Extensión de los servicios de agua y cloacas

• Construcción de plantas de tratamiento de líquidos cloacales que funcionen

• Pavimentación de calles de tierra y bacheo de calles asfaltadas

• Apoyo económico a ONGs solidarias (Centro Luis Braille, Biblioteca Rivadavia, Hogar Mamá Margarita, Patronato de la Infancia y un mega de etcéteras)

• Fondos rotatorios para la autoconstrucción de viviendas

• Inversión en mantenimiento y ensanche de rutas, para reducir la mortalidad por accidentes de tránsito.

Si Manu Ginóbili desea, con todo derecho, impulsar la construcción de un estadio, nada le impide liderar, con su bien ganado prestigio, la constitución de una empresa comercial para construirlo, explotarlo y mantenerlo, a erigirse en terrenos privados y no en la cava de Sarmiento, propiedad pública que convendría forestar y mejorar como espacio verde, intercalado a manera de amortiguador ambiental (aire, ruido) entre zonas de alta densidad de viviendas y de intensa circulación vehicular. Lamento que existan sectores políticos que, aún viendo la incongruencia de afectar fondos y terrenos públicos a la propuesta del estadio, no se opongan por considerar que “la gente ya compró la idea” – como me contestó un político local – y que decir lo que piensan les hará perder popularidad… y votos. Así nos va.

 

sololocaladmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *