Site Loader
BahiaBlanca_01
BahiaBlanca_01(Notas de Usuarios) – Para reirse un poco de uno mismo. La receta es la siguiente –lápiz y papel, señora, señor- : busquen en el mapa del mundo, planisferio como lo pedíamos en las librerías confiando en que el librero sí sabría qué quería decir, cerremos los ojos, demos media vuelta y con el dedito que nos escarbamos la nariz, marquemos un punto. Abrimos los ojos y ¡voilà!, nos tocó Bahía Blanca. Es costa, pero no tiene mar. Ni mar, ni playa, ni nada. Si queremos comer pescado fresco o langostinos de mirada brillante, hay que hacer unos quince, veinte kilómetros y llegarnos hasta Ingeniero White, que sí es un puerto como Dios manda, con cantinas, marineros pasados de copas y chicas ligeras en varios idiomas. No nos van a dejar entrar al puerto propiamente dicho, porque se supone que si miramos fijo a un carguero lleno de… ¿soja? estaremos atentando contra la seguridad nacional, pero bueno, comimos rico, y los sábados y domingos, hay tortas en el Museo. Y si queremos playa, 120 kilómetros y podemos optar por el pueblecito pintoresco pero las horribles playas de Pehuen Co, o las hermosas playas pero la espantosa arquitectura de Monte Hermoso. Eso sí, en ambos lugares nos está esperando el Comité de Bienvenida Oficial, compuesto por el dúo cómico Agua-Viva y Sudestada, que amenizan alternadamente nuestras sufridas vacaciones. Sin mencionar la presencia constante de esa otra especie en constante reproducción, Los Bahienses en Traje de Baño. Estamos recostados en las sierras, pero no somos sierra. Mucho menos que sierra somos. Un pozo, si se fijan bien cuando se entra a la ciudad por uno de sus ingresos… el cementerio (esa sola imagen me exime de comentarios).

Hay sierra, claro, pero para llegar a ella hay que hacerse también unos cuantos kilómetros… y entonces sí, arroyitos, la ventana que ya no está, alfajores caseros, cabañitas carísimas, hoteles venidos a menos… y la otra variante de la misma especie, Los Bahienses con Sombrero Tejano y Borcegos.
El clima es extremista, y ya les voy adelantando que es lo único extremista que hay. En verano, como ahora, 39º como si nada, que derriten hasta a los loritos que habitualmente musicalizan nuestros amaneceres y atardeceres con su ruidoso modo de tratar problemáticas familiares. En invierno, -10º justo justo a la hora que había que ir al colegio, escarchándonos hasta los mocos. Nuestro querido viento, que tan famosos nos ha hecho, y que con sus adorables ráfagas de 120 km por hora ha provocado más de un papelón, exhibiendo impúdicamente calzones al aire. Eso sí, humedad no hay. Por lo tanto, tampoco vegetación, excepto los míticos tamariscos, que con su habilidad para prenderse a  cualquier cosa nos han servido para apodar con ese nombre a las señoritas fáciles de cada generación. Hay también cardos rusos, de esos que vemos rodar en las polvorientas calles de los westerns, placer que acá se nos niega porque se los lleva el viento antes de que digamos “Clint Eastwood”.
Ah, me olvidaba, polvo también hay… tierra más bien. Mucha. ¿Y el agua? Han tocado ustedes un punto sensible de nuestra bahiensitud. Tenemos un dique cuyo nombre ya debería habernos anunciado la que se vendría, se llama Paso de las Piedras, y eso es precisamente lo único que pasa ahí, piedras, a veces adornadas con maravillosas algas indigeribles (pero ya estamos mutando, no desesperéis).
Nos dijeron que con ese dique viviríamos felices por siempre, llenando pelopinchos  a rebalsar y bañándonos hasta percudirnos… Hoy bebemos algo que no es ni inodoro, ni incoloro ni insípido. La factura tampoco lo es, pero hay que pagarla igual, no sea cosa que un día, el agua se decida a volver y nos encuentre morosos.
Y llegamos a la mejor parte. Nuestra envidiable situación de Puerta y Puerto del Sur Argentino (¿quién habrá sido el perverso que acuñó esa frase tragicómica?) hace que estemos rodeados por una entente militarista, lo que supondrán ha venido limando nuestra escasa inclinación democrática. Está el Comando Vº Cuerpo de Ejército, absurdamente ubicado frente a uno de los más conocidos hoteles de pareja de la ciudad, generando una convivencia imposible entre bigotudos esquemáticos y amantes de paso. Y la Base Naval de Puerto Belgrano, una especie de Disneylandia para elegidos, una mini ciudad estilo Tudor que fuera mantenida a fuerza de soldadesca obligatoria y ahora languidece mustia y descuidada. A su costado, casi como una rémora de esas que colean sobre las ballenas comiéndole los bichitos molestos, yace Punta Alta. Con los puntaltenses sostenemos una silenciosa e inútil rivalidad, casi como las Springfield y Shelbyville de Los Simpson –obviamente, nosotros somos Springfield, sorry vecinos- Nos ponemos frenéticos cuando algún despistado osa decir “ah, Bahía Blanca, Punta Alta, lo mismo”, como  si nos hubieran mentado al Diablo.
Por ahí también está la Base de Infantería de Marina Baterías, con una playa lindísima en la que se lucen por igual bikinis de las princesas de la Gran Familia Naval y camouflados en maniobras. Y por el mismo precio les entregamos la Base Aeronaval Comandante Espora en la que sobreviven tenaces muchachos que prefieren volar aviones de guerra vetustos y sin nafta antes que ser pilotos de una línea aérea privada (qué quieren, mi viejo era uno de ellos, no los puedo criticar demasiado).
Y si tanto uniforme no les lavó todavía el cerebro, les cuento que habemos un importante diario, cuyo conservadorismo es tal que festeja los advenimientos de gobiernos militares de facto y enlutece sus vidrieras al llegar la molesta democracia.
Las castas sociales son rígidas e infranqueables: si naciste hijo de médico, serás médico y heredarás los hijos de los pacientes de tu padre, ojito con ser comerciante o artista (esto último ni se menciona, a lo sumo se susurra en reuniones secretas, como una maldición)
Y con todos estos ingredientes, mis queridos lectores, armen una ciudad, intenten ser librepensadores, amar sin condicionamientos y sostener la alegría porque sí… les deseo mucha suerte, la van a necesitar, ¡viven en la chacra asfaltada!


Enviado a Solo Local por Viviana Sgavetti

Fuente Foto: http://1.bp.blogspot.com/_hSHQ9_TsOHw/SEYDHVnL-4I/AAAAAAAAAEI/uqh075lm_DA/s1600-h/BahiaBlanca_01.jpg

sololocaladmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *