Site Loader

El 3 de abril de 1975 el estudiante universitario David “Watu” Cileruello fue ultimado en los propios pasillos de la Universidad Nacional del Sur por un custodio personal, ya fallecido, del rector Remus Tetu. Treinta y cinco años después, el hecho sigue impune. Su historia puede conocerse en el documental que alumnos de la Escuela Normal Superior realizaron en 2007 en el marco del proyecto Jóvenes y Memoria. El video puede verse en una primera parte aquí y en una segunda parte aquí. Cada 3 de abril el salvaje crimen ocurrido en Bahía Blanca es recordado en el lugar exacto donde sucedió, en el ala de Ingeniería del edificio de Avenida Alem 1253. Allí este lunes a las 18:30 habrá un acto. Participará, entre otros, el presidente de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre José Ernesto Schulman quien luego dará una charla a las 20 en el aula 1 del edificio de Humanidades sobre La Triple A: el rostro oculto del terrorismo de Estado. Si bien el 24 de marzo de 1976 marca la toma del poder por parte de la Junta Militar, los crímenes de lesa humanidad en la historia argentina reciente no se iniciaron en esa fecha. En este enlace puede verse la resolución de la justicia de Mar del Plata que en 2008 consideró dentro de esa calificación a los delitos cometidos en esa ciudad por la ultraderechista Concentración Nacionalista Universitaria los años previos al golpe. El crimen de Watu, mencionado en ese fallo, podría seguir el mismo camino judicial.

Quienes aspiran a eso cuestionan que el rectorado de la UNS no haya dado aún el paso de convertirse en querellante de la causa como había prometido hace ya tres años. Mientras se aguarda una decisión en ese sentido, el gobierno universitario recuerda simbólicamente aquella época sangrienta. Como puede verse en esta nota, hace unos días repuso una placa de homenaje a Gandhi que el rector Tetu había ordenado retirar.  

 

 

 

sololocaladmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *