Site Loader

Según publicó hoy el diario Ambito Financiero, en su página 5, hubo un mensaje telefónico que la presidenta Cristina F. de Kirchner le transmitió a Dámaso Larraburu, director del Bapro y jefe político del intendente Cristian Breitenstein. Si quiere saber qué le dijo la presidenta a Larraburu, lea la transcripción de la nota, anteúltimo párrafo, en el artículo completo.

 

Página 5, Ambito Financiero, edición del lunes 11 de mayo de 2009, bajo el título “Kirchner Apuesta a Moyano y el PJ para Mantener Diferencia”

Néstor Kirchner no se movió de Olivos, pero agotó tres baterías de celular. Sus operadores, instalados en la SIDE, perdieron la cuenta de la cantidad de llamados del matrimonio: saturó el ex presidente pero, cada tanto, la voz al teléfono fue de Cristina de Kirchner. Al atardecer, las piezas encajaron. Con el «puzzle» armado, Kirchner empezó a protagonizar otra película. «Les vamos a sacar más de 10 puntos, los vamos a matar a votos -gritaba al teléfono- ¿Llegamos al 40%». No esperaba respuestas. En la euforia, habla con sí mismo.

Kirchner, en sus soliloquios telefónicos, pronosticaba un derrumbe del PJ disidente -festeja cuando le cuentan los chispazos entre Solá y De Narváez- y se da ánimo cuando, desde el conurbano, le relatan sondeos que le otorgan varios cuerpos de ventaja.

Desde hoy, ya como candidato, peronizado al extremo, sale a caminar. Primer destino, Quilmes: como en Florencio Varela y Berazategui, recorrerá un barrio. Iconografía PJ, armado PJ y estilo PJ: barrio, bebés en brazos y fiscales para contar y no dejar contar.

El cierre fue menos explosivo que en otros turnos. Motivo: por primera vez Kirchner respetó los mandos territoriales y dejó que los acuerdos operen de abajo hacia arriba. Apenas intervino una vez: por un lugar, en zona gris, para la mujer de Luis D’Elía.

El transmisor de la mala nueva fue Alberto Balestrini. El sábado, en La Plata, el vicegobernador tuvo que calmar a los caciques de su sección. Fue un gesto que, en el PJ, se permitieron tomar con cierto humor. «Movió menos que Moyano y logró menos que Moyano».

¿Cuánto vale un diputado? Regla de tres simple. El jefe de la CGT gastó 5 millones en la movilización, de 70 mil personas, el 30 de abril y consiguió dos diputados nacionales, uno provincial y un senador bonaerense. D’Elía movió 7 mil y facturó una banca expectante.

Esquema

El esquema último que consolidó el diseño de las listas ofrece a un Kirchner diferente, que paga a leales y da autonomía a los propios. ¿Bondad o concesión? De todo un poco: Moyano queda como protagonista estelar al igual que el peronismo con base territorial; el caudillaje. Lo sabe Enrique «Japonés» García: quiso ser único propietario de la marca Kirchner en Vicente López pero, al final, los caciques lograron que se autorice una boleta del PJ. En realidad, se evitó una herejía para la ortodoxia: que no haya lista peronista. Kirchner, en un gesto vertical, premió a sus soldados: les garantizó la reelección a sus históricos -Kunkel, Diana Conti, Di Tullio, Dovena-, aunque eso implique que el 90% de la boleta de diputados nacionales esté repleta de legisladores que terminan su mandato el 10 de diciembre. Estrenó, además, una staff diferente: delegó el ordenamiento en Balestrini y Florencio Randazzo, con un segundo escalón de decisión compartido entre Sergio Massa y Hugo Curto. El interventor invisible, dueño de casa, fue Héctor Icazuriaga. En definitiva, el «Señor 5» es bonaerense.

Tarea puntual

Daniel Scioli, desde su residencia, junto a su jefe de Gabinete, Alberto Pérez, tuvo una tarea puntual: sumar intendentes testimoniales. Cumplió. El gran premio fue sumar a Gustavo Pulti, pero fracasó con el bahiense Cristian Breitestein, asunto que alteró a Cristina. «¿De qué lado van a estar ustedes? ¿Con nosotros o con (Vicente) Massot?», le gruñó al oído la Presidente a Dámaso Larraburu, aliado de Breitestein.

Ha hecho, Kirchner, un culto del deterioro ajeno. Se afila los colmillos con un dato judicial: un acuático expediente que parece revivir en el juzgado de Claudio Bonadío, al parecer inquietante para un opositor. No es De Narváez. De eso se encarga Faggionato Márquez.

sololocaladmin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *