Menos mal que tenemos semáforos antiestrés y lectores de patentes…

Un buen día, aparecen unos mamotretos que miden la velocidad…