¿Y si “Juntos” termina siendo un “todos contra todos”?

Las cercanas elecciones tal vez no sean tanto una meta…