“Watu”

Hay límites que a una democracia no le convendría siquiera…