En Medio de la Crisis, el Estadio Que Quiere Ginóbili

estadio_ginobili(Editorial) - El gobernador Daniel Scioli reconoció las dificultades que atraviesa su gobierno para financiar las erogaciones de la administración bonaerense, pero insiste en la idea de gastar dineros públicos para darle el gusto a Emanuel Ginóbili: construir un mega-estadio en Bahía Blanca. Sin que la noticia circulara demasiado, Scioli se reunió ayer con el jugador,  tal como se lee aquí, para cerrar algunos detalles del edificio, con capacidad para más de 8.500 espectadores. Todo esto ocurre en momentos en que la Provincia de Buenos Aires aumenta a ritmo acelerado su déficit fiscal,  que al cabo del año, podría llegar a los 5.500 millones de pesos y mientras en la ciudad, el intendente enfrenta la crisis del agua con planes de emergencia que no son otra cosa que parches para una situación  de extrema gravedad.
 
 

 

El parte de prensa de la gobernación no reportó la reunión que Scioli mantuvo con Ginóbili, aunque sí la difundieron aisladamente algunos medios digitales, tal como se lee en este enlace.

La historia comenzó con el lanzamiento de la Fundación Manu Ginóbili, aunque nada se dijo en ese momento sobre la construcción de un estadio. Lo que se hizo saber en ese momento fue que la Fundación promovía el mejoramiento social a través del aporte a dos instituciones: el Patronato de la Infancia y el Hogar Mamá Margarita, tal como se reportó aquí.

Al poco tiempo, comenzó a circular en Bahía Blanca la idea del Polideportivo, con un proyecto del arquitecto Mauro Grippo, amigo del jugador. En realidad el proyecto databa de 1994 y nunca vió la luz porque nadie lo consideró necesario para una ciudad de 300.000 habitantes. Por poner un ejemplo de potencial uso, la cantante Soledad apenas reunió a 3.000 personas, aunque se hable ahora de un estadio para 8.500.

La historia sigue en junio del 2007, momento en que se firmó un convenio con la provincia de Buenos Aires, mediante el cual el estado provincial aseguró el 50 % de los fondos. Con relación al 50 % restante, se dijo en ese entonces que la Fundación Manu Ginóbili se haría cargo del mismo, como puede leerse en este enlace.

Pero la idea era otra: la Fundación gestionaba el dinero, no lo ponía de sus propias arcas. Por eso, mientas  en junio de ese año se firmó el acuerdo con  la Provincia, en octubre se firmó uno similar con la Nación por idéntico porcentaje, tal como puede leerse aquí.

Sólo había que unir las dos informaciones para concluir que el 100 % de la obra se financiará con dinero público.

Aunque nunca se supo si Ginóbili pidió a la Nación el 50 % restante, o se lo ofrecieron, lo que se cuestionó fue si en un momento de crisis es necesario que el Estado Provincial y el Estado Nacional aporten 50 millones de pesos,  para afrontar la construcción de una obra que no necesitamos. Esto sin considerar el ajuste por el efecto de la inflación, situación que sin duda elevará el costo final del emprendimiento.

Es evidente que el orden de las prioridades no queda claro ni para el jugador, ni para los gobernantes. Lo primero no preocupa tanto porque en definitiva se trata de una cuestión privada; lo segundo es casi alarmante, porque se trata de funcionarios que  tienen a su cargo la administración del dinero de los contribuyentes.

ginobili_kirchner

 

 

 

0
0
0
s2sdefault
Bookmaker with best odds http://wbetting.co.uk review site.