SUBE: Llega Tarde a un Sistema Ineficiente

  • Escrito por Gabriel Bermúdez

Con dos semanas de atraso respecto del plazo concedido desde Nación, finalmente el Sistema Único de Boleto Electrónico llegó a Bahía Blanca. En una resolución del ministerio nacional de Transportes, publicada el 6 de enero, se establecía que el municipio bahiense tenía plazo hasta el último día de 2016 para comenzar con su implementación. Mientras el propio sitio web de SUBE afirma erróneamente que está operativo desde el 2 de enero, recién desde el pasado lunes 16 se puede viajar en micro con el nuevo plástico que llegó para reemplazar a la Tarjeta Urbana. Aunque por ahora solo están habilitados a usarlo quienes lo hayan recibido en forma gratuita (apenas un 10 por ciento del universo de pasajeros) y los pocos que lo hayan conseguido por fuera de ese reparto oficial. Un artículo de investigación de dos docentes de la Universidad Nacional del Sur, de reciente publicación, demuestra que el inicio de esta transición (se espera que ambas tarjetas convivan por un plazo máximo de 90 días) ocurre cuando el sistema local de transporte está lejos de exhibir niveles óptimos de eficiencia.

"El nivel de eficiencia no se ha modificado significativamente desde 2007, aun a pesar de la salida de operadores con prestaciones deficientes del servicio" es una de las conclusiones del trabajo de la doctora en Economía Valentina Viego y la licenciada en Economía Carolina Volonté. La empresa de mejor rendimiento ya no opera: Micro Sur. Entre 2007 y 2009, como muestra el gráfico, alcanzó porcentajes promedio de eficiencia superiores al 70, muy lejos de la perfomance de quienes la siguen, San Gabriel y Bahía Transporte Sapem, ambas surgidas tras la partida de Plaza. No obstante, las investigadoras sostienen que el leve rendimiento positivo del período 2007-2009 ocurrió a expensas del confort y las frecuencias, esto es, a costa del usuario. Afirman que entre 2009 y 2011, en plena crisis con Plaza, el sistema empeoró porque cayeron tanto la eficiencia como la calidad. "No se dispone de información suficiente para especular sobre la relación eficiencia-calidad desde 2012 en adelante" aclaran.

Otro resultado sobresaliente de la investigación es que el incremento en términos reales de los subsidios otorgados por el gobierno nacional, no se tradujo en mayores niveles de eficiencia para el sistema local de transporte urbano. El resultado esperable era que a una mayor inyección de fondos, para mantener bajo el valor de la tarifa, siguiera un incremento de volumen del tráfico de pasajeros. Pero no fue así.  Tampoco jugó a favor la concentración de líneas en menor cantidad de empresas, proceso verificado tras la forzada y controvertida partida de Plaza y Mayo. "Lo que reflejan ambos resultados (efectos de los subsidios y concentración de líneas) es que las transferencias monetarias y la posibilidad de operar varias líneas permiten mantener la rentabilidad empresarial, sin que ello se traduzca en forma directa en ganancias de eficiencia" afirman las autoras del trabajo. Indirectamente, responsabilizan por esta consecuencia al propio administrador del sistema, el municipio. "Ese factor (por la eficiencia) depende, en buena medida, de la capacidad de control del regulador y de su compromiso con los niveles y calidad de prestación del servicio" sostienen. Tal vez en estas conclusiones pueda hallarse una parte de la explicación sobre por qué Bahía Blanca cuenta con uno de los pasajes de micros más caros del país, cuya tarifa plana casi se duplicó el año pasado con dos aumentos, uno en enero y otro en diciembre. En la ciudad de Santa Fe, aún sin SUBE, la tarifa recién llega, desde la semana pasada, a $9,60 lejos de los $12,55 de valor mínimo en nuestra ciudad. 

El objetivo de este artículo, transcripto recientemente por la publicación Semestre Económico que edita la Universidad de Medellín, Colombia, fue evaluar la eficiencia en la prestación del servicio de transporte urbano por colectivo en la ciudad de Bahía Blanca. Las estimaciones se realizaron mediante la aplicación del método de frontera estocástica a una función de producción con datos de panel, para el período 2007-2014. "Los resultados indican que el nivel medio de eficiencia no varió significativamente durante el período analizado" concluyen Viego y Volonté. Ambas elaboraron el trabajo en el marco del proyecto titulado "Movilidad intraurbana en la ciudad de Bahía Blanca. Modalidades y Factores condicionantes", financiado con fondos de la Universidad Nacional del Sur. Se ejecutó entre los años 2015 y 2016 y en setiembre pasado fue aceptada su publicación, que ahora llega a la Web. Poco antes de que el SUBE, se instalara en Bahía Blanca.

0
0
0
s2sdefault
Bookmaker with best odds http://wbetting.co.uk review site.